FUNCTIONAL GRAMMAR
Excelente link en inglés.
5. Los paradigmas lingüísticos II: el funcionalismo
5.1. Principales corrientes funcionales

5.2. Presupuestos metodológicos del funcionalismo
La gramática funcional, desarrollada por Simon Dik y otros, es una teoría general de la organización del lenguaje natural. Es una teoría funcional en tres sentidos diferentes:
  1. tiene un punto de vista funcional sobre la naturaleza del lenguaje;
  2. otorga una importancia primaria a las relaciones funcionales en los distintos niveles de organización de la gramática;
  3. aspira a ser aplicable en el análisis de diferentes aspectos del lenguaje y del uso lingüístico.
La teoría de la gramática funcional contempla tres normas de adecuación: la adecuación tipológica (la teoría debe formularse en términos de reglas y principios que puedan aplicarse a cualquier tipo de lengua); la adecuación pragmática (los enunciados de la teoría acerca del lenguaje deben ser útiles para comprender cómo las expresiones lingüísticas pueden usarse efectivamente en la interacción comunicativa); adecuación psicológica (los enunciados de la teoría acerca del lenguaje deben ser compatibles con (lo que se sabe) sobre los mecanismos psicológicos involucrados en el procesamiento del lenguaje natural). Las nociones funcionales desempeñan roles esenciales en los distintos niveles de la organización gramatical. La teoría distingue por un lado las funciones semánticas, que definen los papeles que los participantes desempeñan en los estados de cosas que designan las predicaciones (tales como Agente, Paciente, Receptor, etc.); por otro lado, las funciones sintácticas, que expresan las diferentes perspectivas por medio de las cuales se presentan los estados de cosas en expresiones lingüísticas. Por último, distingue también las funciones pragmáticas (tema y tail [coda], tópico y foco) que definen el estatuto informacional de los constituyentes de las expresiones lingüísticas, es decir, estas nociones expresan la inclusión de las expresiones en el discurso y están determinadas por la información pragmática que manejan el hablante y el destinatario durante la interacción verbal. Dado que la gramática funcional aspira a tener una gran aplicabilidad práctica en el análisis de los distintos aspectos del lenguaje y de su uso, está diseñada de modo de maximizar el grado de adecuación tipológica y simultáneamente minimizar el grado de abstracción del análisis lingüístico. El libro de Hella Olbertz (1998) presenta un interesante ejemplo de cómo este modelo gramatical puede aplicarse a un problema del español, como son las perífrasis verbales.
5.3. El componente léxico: la noción de aktionsart

Gramáticas funcionales


Con la denominación general de gramáticas funcionales (ver nota terminológica) se incluyen enfoques teóricos que describen los fenómenos lingüísticos a partir de sus distintas funciones comunicativas. La suposición fundamental de las gramáticas funcionales es que los fenómenos lingüísticos no pueden explicarse sin tomar en cuenta su función semántica o comunicativa. Estas gramáticas se presentan como una alternativa a los enfoques postestructuralistas que intentan dar cuenta de los fenómenos lingüísticos desde perspectivas estrictamente formales (por ejemplo, planteando la autonomía de la sintaxis). El modo de analizar la concordancia verbal permite ejemplificar las diferentes concepciones: en un enfoque estrictamente formal este fenómeno se explica mediante argumentos morfosintácticos: así el verbo finito concuerda con el sintagma nominal (en caso nominativo) que funciona como sujeto de la predicación, explicación que es válida para la mayoría de las lenguas europeas. En un enfoque funcional, en cambio, la influencia del rol semántico (por ejemplo el carácter animado o determinado) del sintagma nominal es básico para la concordancia verbal. Este procedimiento de descripción da cuenta, por ejemplo, de la concordancia del verbo y el objeto en swahili (Givón 1984); en esa lengua, junto con la concordancia sujeto-verbo existe también una concordancia verbal con el objeto, en el caso de que el objeto sea un ser humano o una entidad definida. Una temática central en la gramática funcional de orientación tipológica son las propiedades formales y funcionales del sujeto y el objeto en procesos gramaticales como relativización, pasivización, borrado de la frase nominal y pronombres reflexivos. La comparación interlingüística da como resultado una enorme variedad en la manera en que las diferentes lenguas marcan los sujetos y los objetos y en cómo se comportan en los distintos procesos gramaticales. Un tópico recurrente en los distintos volúmenes recopilados por T. Givón (1990; 1997) es la noción de sujeto y objeto en lenguas ergativas. Existen distintas propuestas dentro de este marco funcional; una de las teorías más acabadas es la elaborada por Michael Halliday, la Gramática Funcional-Sistémica, cuyo instrumentarium teórico-metodológico ha sido desarrollado para la lengua inglesa pero que en los últimos años tiene un impacto creciente en otras lenguas, como el francés y el español, y se ha extendido en una propuesta de alcance textual, la Lingüística Sistémica Funcional [ver aquí en el estado del arte XXX] con importantes desarrollos en el ámbito de la lingüística aplicada (especialmente, la educación lingüística, la comunicación académica, la enseñanza de inglés como lengua extranjera, etc.). La Gramática Funcional, desarrollada por Simon Dik, constituye un cuerpo teórico establecido pero de difusión más restringida; los centros de trabajo más importantes se encuentran en Holanda, Inglaterra y España. En el ámbito hispánico, las gramáticas que se describen como funcionalistas basan sus modelos y descripciones en la lingüística estructural-funcional (Ferdinand de Saussure, Louis Hjelmslev y André Martinet): coinciden en basar sus clasificaciones y ordenamientos a partir de los papeles sintácticos que los elementos cumplen en las oraciones o enunciados. Las descripciones formales se vinculan con los aspectos funcionales, sean pragmáticos o retórico-estilísticos. Por otra parte, los ordenamientos y categorizaciones se ilustran con ejemplos auténticos, extraídos de fuentes escritas u orales documentadas.

Ejemplos de referencia para este tipo de gramáticas son los textos de José Alcina Franch y José M. Blecua (1980), Salvador Fernández Ramírez (1987), Ofelia Kovacci (1990) y Emilio Alarcos Llorach (1994); esta última asume explícitamente además una orientación normativa y didáctica.


Simon C. Dik

De Wikipedia, la enciclopedia libre


Simon C. Dik (19401995), lingüista holandés, famoso por desarrollar una teoría de la Gramática funcional.

Biografía [editar]

Ocupó la cátedra de Lingüística General en la Universidad de Amsterdam entre 1969 y 1994. Durante 25 años desarrolló la teoría de la Gramática funcional a partir de 1968. La segunda parte de su obra The Theory of Functional Grammar se publicó póstuma en 1997. En su visión, la gramática es conceptualizada como un instrumento de interacción social entre seres humanos, con el fin de establecer relaciones comunicativas. Hace un particular énfasis en el uso, las funciones comunicativas y el contexto social del lenguaje, y en eso difiere sustancialmente de otras aproximaciones puramente formales al hecho lingüístico, como la Gramática Generativa de Noam Chomsky.
Su teoría recibió importantes aportaciones de la Gramática Sistémica Funcional de Michael Halliday, así como de Talmy Givón.